7 formas de mejorar el proceso onboarding para nuevos empleados

Según un estudio de Headway (consultoría de recursos humanos en Barcelona) realizado en 2018, el 22% de los nuevos trabajadores abandona su puesto de trabajo antes de los 45 primeros días. El 75% del total de nuevos empleados que participaron en el estudio confesaron que no se habían sentido cómodos en su fase de aterrizaje a la empresa; y el 67% afirmaron que la realidad no tenía mucho que ver con lo que se les había explicado previamente a comenzar en su puesto de trabajo.

Para evitar este tipo de situaciones, conseguir que los nuevos trabajadores se sientan cómodos y que la empresa pueda retener todo el talento que logra atraer, en este post te explicamos 7 formas de mejorar el proceso onboarding para nuevos empleados

Qué es el proceso onboarding

El onboarding para nuevos empleados es el proceso de incorporación y todas las iniciativas que lleva a cabo una empresa para integrar en la organización a nuevos trabajadores. No solo conlleva una interacción con los empleados ya integrados en la empresa, sino también la puesta en marcha de herramientas que consigan impulsar la autonomía y bienestar de los nuevos integrantes del equipo, con el objetivo común de potenciar la productividad de manera más rápida y eficaz.

Beneficios y ventajas de un buen proceso de onboarding

Seguir las 7 formas de mejorar el proceso onboarding para nuevos empleados puede aportar a las empresas una seria de beneficios a corto y largo plazo:

  • Retención del talento: Evitando que las personas que hemos seleccionado abandonen la empresa, evitaremos también la pérdida de talento y de posibilidades de aumentar el valor añadido de los recursos humanos de la empresa.

  • Ahorro en costes de contratación, formación, etc: Conseguir que los trabajadores permanezan en la empresa, ahorrará presupuesto en todo el proceso de reclutamiento, formación y retención de los recursos humanos, que resulta realmente costoso.

  • Aumento de la productividad: La existencia de trabajadores cómodos y felices se traduce en una mayor motivación en el trabajo y, por lo tanto, en un aumento en la productividad.

  • Mejor imagen de empresa: Cuando los trabajadores desean quedarse en una empresa porque se sienten cómodos y valorados, la imagen de la compañía obtendrá beneficios tangibles e intangibles muy positivos.

7 formas de mejorar el proceso onboarding para nuevos empleados

Facilitar el proceso de incorporación

Toda la burocracia relacionada con el papeleo, las normas y conocimientos previos pueden ser automatizados y gestionados de una manera sencilla para que no supongan demasiado trabajo o un proceso poco motivador para los nuevos empleados.

No ser una bienvenida más

Recibir una bienvenida diferente a las habituales en otras empresas llamará la atención de los nuevos empleados. Esto se puede conseguir con detalles de bienvenida, como material de oficina para utilizar en el trabajo o regalos más personales y personalizados.

Presentar al equipo

Las relaciones sociales a veces resultan difíciles al incorporarse a una nueva empresa, por lo que una persona no trabaja al 100% hasta que no se ha creado algún vínculo con el resto de trabajadores. Por ello, introducir de manera informal y natural a los nuevos empleados en el grupo humano ya presente en la empresa puede acelerar este proceso de socialización, haciendo que todo sea más cómodo desde el principio.

7 formas de mejorar el proceso onboarding para nuevos empleados

Exponer la zona de trabajo

Una vez introducido el equipo de trabajo, también es importante conocer el espacio donde se va a trabajar. Es el momento de familiarizarse con él y también de saber lo que se puede hacer y lo que no: lo que se puede utilizar, tanto zonas de la empresa como materiales, incluso a dónde se puede acceder dentro de la organización y cuándo, si es que existieran limitaciones.

Dejar todo claro antes de empezar

La incertidumbre al llegar a un sitio nuevo con situaciones confusas derivadas de no saber cómo funcionan las cosas pone nervioso a cualquiera. Explica absolutamente todo. Aunque para la empresa y sus integrantes sea obvio, para alguien nuevo puede no serlo tanto, así que lo mejor es pasarse con la información transmitida antes que quedarse corto. Esto tranquilizará a los nuevos trabajadores y podrán tener una primera experiencia más agradable.

Marcar unos objetivos

Un puesto de trabajo puede ser muy abstracto y al entrar a una empresa es normal querer cumplir al máximo con todo, así que si se marcan unos objetivos claros y alcanzables será cómodo para visualizar una meta, logrando que el propio trabajador sepa hacia dónde ir y si lo está haciendo bien o necesita modificar cosas.

Hacer un seguimiento las primeras semanas

Evaluar los resultados conseguidos los primeros días o semanas no solo es bueno para que la empresa pueda analizar cómo trabajan los nuevos integrantes, también es perfecto para que ellos mismos sepan si lo están haciendo bien o no. ¿Estaré haciendo esto de forma correcta? ¿Querrán que lo haga de otra manera? Confirmar que el trabajo se está haciendo correctamente, sin duda dará seguridad a los nuevos integrantes de una compañía, logrando que sigan evolucionando de la manera más cómoda, eficiente y también saludable desde un punto de vista mental.

Además de todo esto, no olvides fijarte también en el inbording y el offbording, para llevar a cabo todas las relaciones entre empresa y trabajadores más agradables. Y ahora que ya sabes cuáles son las 7 formas de mejorar el proceso onboarding para nuevos empleados animate a implementarlos y mejora el bienestar de tus empleados.